¿Nos autoriza a instalar cookies durante su navegación por Estrategia del Contenido?

“Signos vitales de una estrategia de contenidos documentada” entrada del blog corporativo de Estrategia del Contenido

Comunicación eficaz, competitiva y sostenible

Consultoría / externalización:
Periodismo de Marca, Estrategia de Contenidos, Semantic SEO y Content Marketing

Ruta de la página y presencia en Redes sociales

Buscador interno

Si le resulta más cómodo, puede utilizar también las opciones opensearch en este website

Buscador
Blog

Signos vitales de una estrategia de contenidos documentada

Fotografías, vídeos, presentaciones
Monje del siglo XII comprando pergamino para documentar su sabiduría

La estantería del dirCom debería albergar, lomo con lomo con el manual de identidad corporativa, el mamotreto con la estrategia de contenidos. Y por mucho que uno rebusque en armarios, estanterías y cajoneras por los despachos de empresas e instituciones, por mucho que revuelva carpetas y papeles, no lo encontrará.

El documento sirve para comunicar mejor lo que se es como empresa a quienes la hacen como marca

Con un poco de suerte, se tropezará con un puñado de folios que expliquen cómo se organiza tácticamente una campaña de marketing de contenidos con sus evidentes limitaciones en cuanto a audiencias, plazos de ejecución, objetivos y evaluación. Pero de estrategia, nada, salvo que hubiera contratado a un estratega de contenidos para definir su comunicación desintermedidada más eficaz mediante la gestión del patrimonio informativo de la marca.

Ahí debería estar, en el cajón de los secretos de la empresa o institución, en la estantería del directivo de más alto nivel, en el disco duro del dirCom o en la caja de seguridad del consejero delegado, junto a los manuales de branding y los planes de comunicación de crisis. Porque es indispensable en el presente y en el futuro para comunicar mejor lo que se es como empresa a quien te hace como marca. Y porque seguirá vigente cuando los que la han contratado ya no ocupen sus cargos.

Contextualización de las decisiones

Pese a que persiste la confusión con la estrategia digitalun escalón por debajo— y con el marketing de contenidos —una táctica más a utilizar—, la estrategia de contenidos permite definir en el presente y en el largo plazo cómo será la comunicación directa con los individuos que componen todas las audiencias de la marca, desde el consumidor del producto que vende o el portero del edificio donde tiene su sede. Todos cuentan y la comunicación eficaz con todos aporta más valor a la marca.

Un documento que recoge la estrategia de contenidos definida para una organización contesta a las cuestiones que se formularon en su momento, contextualizando cada una de las decisiones adoptadas. La estrategia documentada, a diferencia de otros documentos que se le parecen, contiene una visión precisa del antes y una perspectiva de su después.

A grandes rasgos, la estrategia documentada permite:

  • Conocer el origen de las acciones. Todas las situaciones previas a la elaboración estratégica se describen con precisión. Y también los estudios y análisis con metodología científica realizados para la obtención de datos que sirvan a la toma de decisiones: muestras, momentos, métodos, equipamiento y recursos y conclusiones. En el futuro se podrá cuestionar el origen de una acción estratégica, pero no la decisión.
  • Reducción del factor intuición. Todas las decisiones se adoptan con un análisis profesional, multidisciplinar y científico de los datos obtenidos, dentro de la sostenibilidad económica de la estrategia contratada. Se elimina la acción intuitiva o de brainstorming que en el corto plazo puede parecer resultona, pero que podría causar perjuicios a la comunicación en el medio y largo plazo.
  • Generación de continuidad. Incluso en las organizaciones más disruptivas, la comunicación es un flujo continuo entre el emisor y sus audiencias. Aunque estas cambien o se modifiquen, o aunque toda la cúpula directiva de la empresa sea sustituida, el valor del contenido generado siguiendo las instrucciones del documento estratégico seguirá aumentando para la organización. Su alcance es superior a la vida laboral media de muchos perfiles directivos.
  • Aportación de flexibilidad. El contenido estratégico funciona independientemente de los canales y soportes. Quizá necesite pequeños retoques de adecuación, pero seguirá siendo operativo y generando valor. El mensaje se separa de la forma y del soporte, que son coyunturales, para mantener su vigencia.
  • Eliminación del azar. Las apuestas más importantes del contenido eficaz —el que satisface las necesidades informativas del destinatario— eliminan el factor suerte en su búsqueda del éxito. Se han analizado todos los factores concurrentes y se ha generado un mensaje operativo en determinado contexto de consumo informativo. Nada queda al azar.
  • Invariabilidad de los indicadores. La valoración de las acciones comunicativas siempre se mide con las mismas herramientas y criterios, permitiendo la comparación de resultados. Se elimina la posibilidad de que cada responsable que pasa por el despacho imponga una forma distinta de evaluar la comunicación.
  • Perspectiva de crecimiento. La suma de mapas de contenidos, estudios o investigación de audiencias, calendarios editoriales y content modeling, o de las auditorías e inventarios, constituyen los instrumentos más precisos para abordar el crecimiento de la comunicación corporativa a nuevos canales o técnicas. Se actúa sobre seguro.
  • Racionalización de la inversión. Todos los documentos estratégicos incluyen una hoja de ruta con las actividades recomendadas que exceden los plazos de la planificación encargada, que mejorarían la comunicabilidad corporativa y que se pueden llevar a cabo en el futuro, cuando se cumpla una serie de condiciones. Esta hoja de ruta es un factor de crecimiento y de racionalización de la inversión en materia de contenidos.

Los documentos estratégicos suelen ser voluminosos. Y es recomendable una lectura, aunque sea somera, que permita encontrar, cuando se necesiten, los datos o instrucciones apropiados. Porque estarán allí.

Por poner un ejemplo, ayer entregamos a un cliente el documento estratégico sobre el contenido que se le exige legalmente —LSSI, LOPD y transparencia económica— y, sin una sola brizna de paja y utilizando tipografía de 10,5 puntos, pusimos en sus manos 57 folios que responden a todas sus singularidades. En este flanco estará cubierto por muchos años. Sus competidores, no.

El documento que acredita una estrategia de contenidos completa es vital para la supervivencia de las organizaciones y no puede dejarse de lado ni elaborarse confiando en la intuición o el chispazo de ingenio de alguien que pasaba por allí. Esto no es publicidad con efectos temporales, es comunicación viva y a largo plazo.

Añadir un comentario

Regístrese con Twitter

Para comentar necesita una cuenta de Twitter y registrarse con el botón situado a la izquierda. Así no tendrá que recordar claves de usuario. El sistema publicará un tuit por usted con el comentario.